Qué es la canícula y como enfrentarla de mejor forma.

Hace unos días la lluvia no dio tregua en varias regiones del país, no obstante ahora nos encontramos ante otro fenómeno meteorológico diametralmente opuesto, pero igual de peligroso, La Canícula. En pocas palabras es un periodo entre los meses de Julio y Agosto donde las lluvias descienden drásticamente y se suma a ello las temperaturas elevadas.

Este periodo de escasas de lluvias también conocido como época de anticiclones, se le dio el nombre de canícula porque hace mucho tiempo coincidía con la aparición de la constelación de “Canis Major” en el firmamento y con ella la estrella más brillante vista desde la tierra, sirio, su gran brillo evoca y a la vez coincide con las altas temperaturas registradas durante todo el verano.

Ya conocemos su origen, ahora la describiremos de manera detallada. Es un periodo seco dentro de la temporada de lluvias, donde predominan los cielos despejados teniendo como resultado un sobrecalentamiento del aire y el suelo, disminuyendo la humedad relativa, evaporándose el agua del suelo, dando como consecuencia la falta de agua para el desarrollo de los cultivos o todas las actividades pecuarias.

Su duración es aproximadamente de 40 días, iniciando en la segunda parte del mes de Julio y finalizando el 30 de Agosto, pero en algunos casos se presenta de manera más intensa llegando a iniciar en el mes de Junio y extendiéndose hasta el mes de Septiembre.

La canícula también conocida como veranillo o sequía intraestival, es provocada por una serie de anticiclones en el caribe, cerca de la región de Las Bermudas. Contrario a los ciclones, condiciones favorables para el desarrollo de los huracanes, durante los anticiclones se alcanza una estabilidad atmosférica, durante este lapso de tiempo donde el aire caliente impide la formación de nubes trayendo consigo la disminución drástica de las precipitaciones y provocando altas temperaturas.

Para este año en México se esperan sentir sus efectos en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y algunas regiones de San Luis Potosí, en la parte Norte, para la parte Centro, los estados de Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México, Morelos y Puebla, del lado del Océano Pacífico, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Chiapas y Colima, en el sur del país, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

La canícula es un evento climático totalmente fuera de nuestro control, sin embargo, esto no quiere decir que no podamos combatirla para disminuir sus daños en las plantas y cultivos, esto lo podemos lograr llevando a cabo con una serie de sencillas técnicas de manejo, las cuales nos ayudarán a conservar la humedad en el suelo, principal consecuencia de periodo canicular.

– Aplicación de riegos de auxilio.

– Cultivar variedades precoces capaces de terminar su ciclo antes de la llegada de la canícula o bien tardíos para evitar daños en su desarrollo durante las etapas más críticas.

– Practicar agricultura de conservación y de labranza mínima.

– Establecer cultivos resistentes a la sequía.

– Integrar al suelo los residuos de las cosechas de ciclos anteriores para mejorar la retención de humedad.

– Incorporar el estiércol de los animales (vaca, caballos, borregos, etc.), compostas y abonos verdes, actuando de la misma forma del punto anterior al mejorar la estructura del suelo además de aportar nutrientes.

Comments

comments



Categories: Sin categoría

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *