Consejos para Producir Plántula de Calidad

El éxito de todo cultivo inicia desde la selección de la semilla y el establecimiento de los semilleros, por ello a continuación te dejaremos unas breves recomendaciones, las cuales te pueden ayudar a resolver algún problema o mejorar alguna parte de tu proceso de producción de plántula.

1.- Sanidad.

El invernadero o lugar destinado para la producción debe estar libre de polvo, otras plantas, malezas y desechos vegetales, no olvidemos que son vectores de plagas y enfermedades. Por otra parte, todo el equipo utilizado como tijeras, palas, carretillas y semilleros, al igual que paredes y pisos, deben haber sido desinfectados. En el caso de las herramientas, después de cada uso y el invernadero antes de cada nuevo ciclo.

Asimismo, es muy importante establecer un reglamento para el personal encargado de la manipulación de los semilleros, el cual debe cumplirse en su totalidad, como es desinfectarse las manos y los zapatos antes de ingresar al área de trabajo.

2.- Semilla.

Para la mayoría de los agricultores la semilla es el elemento más importante durante la obtención de plántula, por lo tanto debes considerar los siguientes puntos:

– Debe de estar libre de plagas, enfermedades y semillas de malezas.

– El porcentaje de germinación debe ser superior al 85%.

– Deben haber sido almacenadas bajo buenas condiciones de temperatura y humedad.

– La variedad elegida tiene que ser la adecuada a la zona de cultivo.

El no contar con una semilla de calidad puede traer retrasos y pérdidas económicas significativas.

3.- Sustrato.

El medio de cultivo debe contar con las siguientes características para asegurar la germinación y posterior desarrollo de las plántulas:

– Buena capacidad de retención de humedad, pero no en exceso.

– Excelente aireación.

– Textura fina.

– Buena retención de nutrientes.

– Libre de plagas y enfermedades.

Una mezcla de sustratos utilizados ampliamente para la germinación es el peat moss con perlita, la suma de las características de ambos nos da como resultado un medio de crecimiento perfecto.

4.- Condiciones ambientales.

Humedad ambiental.

Este parámetro durante las primeras dos semanas de la producción debe mentarse alto, para garantizar la germinación y el desarrollo de la plántula recién emergida, por lo cual debe encontrarse entre el 80 y 90%. Posteriormente va a ser necesario disminuirla, para evitar problemas con enfermedades, mejorando la ventilación y retirando así el exceso de humedad.

Temperatura.

Para garantizar la germinación de las semillas, la temperatura necesaria de la mayoría de las hortalizas se encuentra en un rango de los 18 a los 21 °C. El mantener una temperatura constante durante esta etapa, ayuda a tener un desarrollo homogéneo de las plántulas y a realizar el trasplante en tiempo y forma.

Iluminación.

Algo con lo que siempre nos hemos encontrado es el mal desarrollo de las plántulas por la falta de luz, esta fisiopatía se conoce como etiolación, que no es más que el alargamiento de los tallos tratando de alcanzar la luz. Por lo cual es importante colocar los semilleros en un lugar donde no haya periodos largos de sombra, tratando de garantizar de 8 a 10 horas de luz continuas.

5.- Riego.

El aporte de agua a los semilleros debe ser constante, es necesario verificar continuamente la humedad en el sustrato para poder determinar las horas de mayor demanda, cubrirla y evitarles estrés hídrico a las plántulas. Tampoco debe ser en exceso para impedir problemas con enfermedades fúngicas.

En las primeras etapas la humedad en el sustrato debe ser alta y en cuanto emerjan los cotiledones, podemos comenzar a reducir la humedad.

Por último, es muy importante llevar un registro detallado de todas las actividades realizadas, desde la semilla elegida, días en que tardaron en germinar, hasta si alguna plaga o enfermedad se presentó. Todo lo anterior te servirá para tomar las mejores decisiones además a tener una mayor experiencia y estar preparado ante posibles contratiempos y así tener la capacidad de responder de forma más eficiente.

Esperamos que los anteriores consejos te puedan ayudar a mejorar o corregir alguna deficiencia dentro de tu proceso de germinación y obtención de plántula, o bien a identificar algún punto débil y así puedas evitar problemas a futuro.

Comments

comments



Categories: Sin categoría

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *