Cómo afecta el conflicto Ruso-Ucraniano a la agricultura en México.

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania no solo afectará al sector energético, metalúrgico y tecnológico, sino también golpeará fuertemente a la agricultura. Las sanciones impuestas a Rusia por esta incursión en territorio ucraniano, le dificultará colocar en el mercado su producción de fertilizantes, teniendo un impacto negativo a nivel mundial en la producción de alimentos, al ser uno de los principales productores de fertilizantes nitrogenados, potásicos y fosfatados.

Por esta situación se está viviendo una alza en los precios de los fertilizantes en México. Para los cuales se reporta un incremento de hasta un 300%, en comparación con el año pasado, el cual, al igual que este, fue muy complicado para los agricultores, al haber desabasto por los altos costos de los combustibles y la ruptura de las cadenas de suministro.

Los aumentos en los precios de los nutrientes se deben en gran medida a las sanciones impuestas a Rusia por las potencias occidentales, las cuales limitarán sus exportaciones de materias primas. En el caso particular de México, esto se acentúa aún más por la dependencia a los fertilizantes rusos, al ser nuestros principales proveedores de este importante insumo para el campo.

Por lo tanto, el sector agrícola mexicano se verá seriamente afectado, al importar cerca del 30% de los fertilizantes que necesitamos desde Rusia. Adquiriendo principalmente los nutrientes producidos a base de nitrógeno, al importar desde aquella nación cerca de 1 millón de toneladas y a lo anterior también se suman las 83 mil toneladas importadas desde Ucrania, el otro bando en esta disputa.

Ante el difícil panorama de precios elevados y baja disponibilidad, los agricultores se están viendo en la pueden necesidad de disminuir las dosis de nutrientes (30 a un 50%), llevando a la baja los rendimientos de sus cosechas. El problema de realizar esta acción estaría en no poder cubrir la demanda, ocasionando así, un desabasto generalizado de los alimentos.

Una consecuencia más en el aumento del precio de los fertilizantes será el incremento en los costos de producción, por lo tanto, los productores se verán en la necesidad de vender a un precio mayor sus cosechas, con el riesgo de no colocar su producto. Ante tal incertidumbre comienzan a haber reportes de agricultores que decidieron no sembrar este año al no querer arriesgar su capital, esto puede llevar a la escasez de algunos alimentos y a un aumento en los precios, lo que a su vez afectará al consumidor final.

Comments

comments



Categories: Sin categoría

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *