¿Qué es la siembra cercana?

La siembra cercana es una técnica implementada en la agricultura ecológica, la cual va de la mano con las camas biointensivas y la composta que son procedimientos de la agricultura biointensiva. Con la siembra cercana se busca aprovechar de manera mucho más eficiente el espacio, así como los recursos destinados para la siembra y con ello elevar la producción de manera sustancial.

La distancia entre las plantas es menor, en comparación con las densidades de siembra utilizadas en la agricultura comercial o convencional. Con este sistema se llegan a establecer hasta 4 veces más plantas en el mismo espacio que cuando se hace en surco, en hileras sencillas o dobles, acomodando una detrás de otra.

Este tipo de siembra parte del arreglo conocido comúnmente como “Tresbolillo”, donde las plantas deben formar un triángulo con todos sus lados del mismo tamaño. La distancia la determinará el tipo de cultivo y cuando este alcance su mayor tamaño, teniendo presente que sus hojas se deben rozar para impedir el paso del sol entre ellas.

La siembra puede ser de forma directa o bien se puede germinar en un semillero, para más adelante realizar el trasplante a la cama de cultivo. La segunda opción nos garantiza cubrir todos los espacios de la cama sin tener que retrasplantar o volver a sembrar, a esto podemos añadir un proceso de germinación garantizado y un desarrollo uniforme de las plántulas.

Entre las ventajas de la siembra cercana encontramos las siguientes:

– Se puede sembrar un mayor número de hortalizas por metro cuadrado, esto permite un aumento en el volumen de la cosecha.

– Las hojas por su mismo acomodo se están tocando y rozando, dificultando a las plagas ovipositar. Normalmente, lo hacen en la parte de la hoja que da hacia el suelo.

– Una densidad de siembra cerrada evita exponer el suelo a los rayos del sol, permitiendo conservar la humedad al reducir la evaporación. Teniendo ahorros significativos de agua, cuyo recurso en muchas ocasiones es escaso.

– Al estar tan juntas las hojas de las plantas impiden el paso de la luz del sol, limitando el desarrollo de malezas. De esta manera se reduce la frecuencia de los deshierbes durante el ciclo del cultivo.

– La sombra generada por las plantas crea un microclima, mejorando el desarrollo de las plantas cultivadas, al haber una humedad relativa adecuada y más agua en el suelo para ser aprovechada.

Al combinar la siembra cercana con otras técnicas de la agricultura biointensiva como el empleo de compostas, la rotación y asociación de cultivos, así como la siembra con semillas de polinización abierta, estarás cultivando bajo la idea de una agricultura ecológica siendo responsable con el medioambiente y sustentable en el uso de los recursos.

Comments

comments



Categories: Sin categoría

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *