Cultivo de Caoba: Aspectos Generales.

Spread the love

La caoba, árbol de un valor comercial alto al ser considerada su madera como preciosa, es una de las distintas especies a ser sembradas en el programa federal “Sembrando Vida” para reforestar zonas afectadas por este serio problema, cuyo fin no solo se limita a sembrar y dar manejo, sino además a llevar asociaciones con otros cultivos para ayudar al productor a tener un beneficio económico a corto plazo. Por tal razón trataremos de contribuir un poco, proporcionando información básica del cultivo a sabiendas que no se volverán unos expertos en el tema, pero al menos conocieran un poco de él y su manejo.

 

 

La caoba es una planta originaria del continente americano, de las regiones tropicales húmedas y secas, donde las lluvias van de los 1000 a los 2500 mm anuales, con rangos de temperatura de los 23 a los 28 °C, cultivada desde el nivel del mar hasta los 1000 metros, adaptada a condiciones de suelo con buen drenaje o con problemas de encharcamiento, planos o con pendientes pronunciadas. Es un árbol con un amplio grado de adaptabilidad.

Antes de comenzar con el manejo del árbol hablaremos un poco de las asociaciones con otros cultivos. La caoba posibilita instaurar un sistema agroforestal, factible económicamente porque permitirá al productor obtener un beneficio durante los primeros años de desarrollo y no solo esperar hasta el momento de cosechar el árbol.

 

Un modelo de asociación utilizado frecuentemente es con maíz, más o menos hasta el tercer año de desarrollo del árbol que aun permite el paso de la luz, ya para el cuarto año el dosel del árbol impedirá el paso de los rayos del sol imposibilitando el desarrollo del maíz. Para ese momento la sombra proyectada por la caoba permitirá el establecimiento de la palma camedor, planta de ornato con alta demanda no solo el mercado nacional sino también en el norteamericano, para la elaboración de arreglos florales.

 Es una especie de propagación rápida y sencilla germinando a los 20 días de su establecimiento, solo dependiendo de lo joven de la semilla y de su madurez fisiológica. Para garantizar lo anterior se recomienda hacer la colecta entre los meses de abril y mayo, además algo importante durante este proceso es poner atención a las características del árbol padre, tomando en cuenta un fuste recto, con buen diámetro, sin ramificaciones y libre de bifurcaciones, poniendo énfasis en la sanidad.

 La semilla al momento de ser establecida en las charolas de germinación debe ser colocada en forma vertical para tener un mejor desarrollo de la raíz, en cuanto al sustrato debe ser esterilizado o al menos tratado con algún producto para controlar los Fitopatógenos presentes y no tener problemas con pudriciones o ataque de alguna otra plaga.

 

Previo a su trasplante final a campo se debe realizar un trasplante intermedio de semillero a bolsa de cultivo para fortalecer a la planta y garantizar su establecimiento. Para favorecer su desarrollo se recomienda ampliamente colocarla bajo malla sombra (50 a 60%), esto durante 2 a 3 meses y posterior a este tiempo retirar la malla para comenzar su aclimatación a los rayos del sol. La edad apropiada para hacer el trasplante es cuando tenga una edad de 5 a 7 meses y una altura de 50 cm, pero algunos expertos prefieren esperar al año para tener una planta robusta y fuerte.

 La época conveniente para realizar el trasplante es en los meses de mayor precipitación, del tal modo garantizamos el establecimiento, se reducen la mortandad y evitamos realizar un retrasplante para llegar a la densidad de siembra apropiada. Continuando con ese hilo, la densidad de siembra recomienda es de 4 metros entre plantas y 4 metros entre hileras para una densidad de siembra de 625 plantas por hectárea, otra densidad de siembre es de 3 x 2 para una densidad de 1667 árboles/ha, densidad alta que favorece el desarrollo rápido de la caoba y por último e igual de importante en esta etapa es el tamaño de la cepa para la siembra para lo cual se recomienda de 40x40x40.

 Ahora toca turno de hablar un poco del manejo fitosanitario de la plantación. La plaga más común es el barrenador de la caoba el cual ataca a la planta durante los primeros años de crecimiento, alimentándose de las puntas de las ramas, teniendo una mayor incidencia durante la temporada de lluvia cuando el crecimiento es más vigoroso y los brotes están tiernos. Su ataque limita el crecimiento y demerita la calidad de la madera, al romper la dominancia apical promoviendo la brotación secundaria de ramas dando como resultado un fuste mal desarrollado. El hongo Beauveria bassiana y la bacteria Bacillus thuringiensis son una buena alternativa para su control, solo es necesario programar aplicaciones de manera frecuente de por lo menos una vez al mes para tener el resultado esperado.

 

Las malas hierbas por su naturaleza agresiva sumando factores favorables como las temperaturas altas y la humedad abundante en el suelo, nos obligan a estar constantemente deshierbando. Como todo cultivo la caoba requiere de la luz de sol para tener un adecuado desarrollo aún más cuando están recién trasplantados sin olvidar la competencia generada por agua y nutrientes, por ello la importancia de mantener libre de malezas la parcela los primeros tres años, periodo en el cual el árbol será lo suficientemente fuerte para no ser superado por las malezas.

Al igual que el deshierbe la poda será una actividad constate durante los primeros 4 años del ciclo de producción, buscando tener un fuste recto sin ramas los primeros 5 metros de alto. Se busca mantener la dominancia apical eliminado todos los brotes laterales además de corregir el desarrollo no solo por el crecimiento natural si no por el daño ocasionado por el barrenado, que anteriormente comentamos.

Por último, hablaremos de la cosecha, actividad que puede dar inicio desde los primeros 5 años y concluir hasta los 30 años de vida del árbol. El primer corte significa un volumen bajo de producción el cual va a ir aumentando conforme pase el tiempo, por lo tanto, es importante determinar el destino de la madera y con ello establecer programas de cosecha para hacer el derribo en el momento apropiado.

Como lo mencione anteriormente esperamos ser de ayuda y contribuir un poco con todos aquellos productores que formaran parte del programa “Sembrado Vida” y con argumentos le puedan comentar al técnico “no lo sé Rick parece falso”  tenemos que contemplar esta actividad o desarrollarla de esta forma y entre ambas partes hacer caminar este ambicioso programa

Comments

comments



Categories: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *