CULTIVO CASERO DE ARÁNDANOS EN HIDROPONÍA. Parte 2

Spread the love

Si no leíste la primera parte, te sugerimos hacerlo para que tengas la información completa y comprendas de mejor forma el cultivo de arándano mediante la técnica de la hidroponía. Anteriormente se habló de la planta y el medio de cultivo o sustrato, ahora se hará de las características de la maceta, la siembra, un poco de la nutrición y el riego.

La hidroponía nos brinda la comodidad y facilidad de aportar todos los nutrientes (macros y microelementos) a la base de planta, sin la necesidad de realizar un gasto de su energía buscando en el suelo o bien no se encuentre disponible y se refleje una deficiencia que afecte el rendimiento.

Sabiendo lo anterior, el utilizar macetas o contenedores se vuelve indispensable, aparte de darle soporte a la planta, protege y a su vez aísla a la raíz del suelo, muchas veces con enfermedades y plagas. La tierra es un elemento vivo que por sus propiedades químicas y físicas tendría una interferencia en la nutrición, modificando la composición de la solución nutritiva en su totalidad, desde cambiar el pH hasta secuestrar elementos nutritivos esenciales para la planta.

 

Los aspectos técnicos de la maceta a tomar en cuenta son dos básicamente, la capacidad de al menos de 23 litros, espacio suficiente para un apropiado desarrollo de la planta y el drenaje. Las macetas especiales para arándanos tienen en la base múltiples orificios que favorecen la salida del agua y la respiración, componentes a tomar en cuenta por la susceptibilidad de la raíz a enfermarse.

La densidad de siembra en un cultivo hidropónico se puede incrementar, al dejar de lado la competencia por nutrientes como ocurre en cultivo en tierra. Pasamos de establecer plantas con pasillos de hasta 3 metros de ancho y distancias entre ellas de hasta 2 metros a sembrarlas con pasillos de un metro y sobre la misma fila a 50 centímetros, aprovechando al máximo el espacio, elevando el número de plantas por metro cuadro y teniendo como resultado una cosecha mayor.

 

Las principales plagas que atacan al cultivo son larvas, escarabajos e insectos chupadores como mosca blanca, pulgones, trips, la mosca de la fruta y ácaros, para evitar su establecimiento con la aplicación de extractos botánicos a base de higuerilla, chile, ajo y con ayuda de trampas cromáticas de color amarillo y azul podemos disminuir su incidencia. En cuanto a enfermedades las más comunes son las que atacan la raíz, lo importante de tener una maceta con un buen drenaje, también están las que atacan la madera y hojas que pueden ser hongos o bacterias, para ello se pueden aplicar extractos a base de canela o ajo de manera constate para proteger a la planta reduciendo el riego.

De todo el manejo del cultivo, lo más complejo es la nutrición. El monitorear la solución nutritiva es parte esencial para que el cultivo tenga éxito, al igual que el sustrato debe mantenerse con un pH ácido en un rango de 4 a 5 para permitir a la raíz extraer los nutrientes y tomar agua de manera más eficiente. La forma de bajar el pH es incorporando alguno se los siguientes ácidos, fosfórico, nítrico, sulfúrico y hasta clorhídrico.

 

 

La conductividad eléctrica debe mantenerse baja (1.0 a 1.2 milisiemens) por ello es necesario mantener una nutrición constante, las raíces del arándano son muy susceptibles a sufrir daños por el exceso de sales en el sustrato, se recomienda regar al menos una vez por semana con agua acidulada para lavar el sustrato.

Por último, el riego, la raíz de los blueberries es en extremo fibrosa altamente susceptible a pudriciones lo cual le provoca pudriciones y el desarrollo de enfermedades, siendo necesario tener un buen drenaje y aportar la cantidad adecuada de agua. Su consumo va a ser de aproximadamente un litro por día cuando se encuentre en reposo, agregando un poco más cuando este en brotación para terminar agregando hasta 4 litros por día, todo esto se determinara por la región en la que te encuentres, a pesar de ser zonas de clima templado la radiación es elevada por ello te recomendamos estar muy atento al estado de la planta y si la ves deshidratada es momento de agregar un poco más al día.

Es muy complejo explicar todo el manejo de un cultivo en un par de pequeños textos, pero al menos esperamos haber abierto tu panorama, seas más consciente de todo lo que conlleva la producción de arándanos en hidroponía y tengas las bases para poder adentrarte más en el tema.

*Si les gusto la forma en que se abordó el manejo del cultivo de arándano, déjenos sus comentarios e ideas de que cultivo les gustaría una explicación más simple y comprensible.

Redacción: Ricardo Hdz. Villaseñor

Contáctanos:

www.h-e.mx

Lada sin costo 01 800 00 49376

D.F. y Área Metropolitana 5565 1153

ventas@h-e.mx

Banner Prod gral hydroenvironment

 

 

 

 

Comments

comments



Categories: Agricultura en México, Conoce hidroponía, Productos

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *