CENIZA VOLCÁNICA PARA LA AGRICULTURA

Spread the love

El nacimiento o el despertar de un volcán en un evento muy importante no solo para la humanidad, también para todo el mundo, ya que ocasiona cambios que se reflejan a corto y largo plazo en todo el planeta. Es un evento que para nosotros los seres humanos no deja de ser impresionante, siendo en ocasiones un acontecimiento triste y desolador o magnifico y cautívante, dependiendo de cómo afecta nuestra vida cotidiana, se asocia con desastre y final pero también con inicio y renovación.

 Los múltiples volcanes que se abrieron paso o despertaron han emitido miles de kilómetros cúbicos de materiales incandescentes, que sepultaron aldeas y muchos de sus mejores campos de cultivo, lo que obligó a cientos de personas a emigrar por no ver futuro en su tierra.

 La caída de ceniza es una de principales efectos que se presentan durante una erupción volcánica, se define como ceniza a cualquier partícula de minerales o rocas con un diámetro menos a 2 mm. Una de las características de la ceniza es que no solo afecta a las zonas cercanas o aledañas al volcán, si no debido al viento y la magnitud de las erupciones pueden afectar a regiones distantes.

 Los efectos que tiene la caída de ceniza en su mayoría son negativos, afectan a la salud humana, la infraestructura de las ciudades y a la economía. En caso la agricultura la caída de ceniza genera muchas perdidas, ya que afectan a los cultivos establecidos, la disponibilidad de alimentos para los animales contamina las fuentes de aguas y puede causar intoxicación y muerte a los animales.

A pesar de esto hoy en día se sabe que las cenizas también pueden ser una rica fuente de nutrientes para la agricultura, llamando a este hecho un milagro por los pobladores que viven hoy en día cerca de volcanes que alguna vez estuvieron activos, dándose cuenta que en los campos donde la capa de escoria que cubría la tierra era fina, las plantas no solo no habían muerto, sino que crecían con más vigor y en mucha mayor cantidad.

 Este conocimiento no es nuevo ya que se sabe que algunos pueblos ya utilizaban las cenizas solas o en una mezcla para fertilizar los campos de cultivo, por lo que, a pesar de su poder destructivo, los volcanes en realidad traen consigo grandes beneficios, desde enriquecer el suelo hasta la creación de nuevas masas de tierra, los volcanes son en realidad también una fuerza productiva.

 Las erupciones volcánicas producen la dispersión de cenizas sobre amplias áreas alrededor del sitio de la erupción. Y dependiendo de la química del magma del volcán que entró en erupción, esta ceniza va a contener cantidades variables de nutrientes del suelo. Mientras que los elementos más abundantes en el magma son sílice y oxígeno, las erupciones también dan lugar a la liberación de agua, dióxido de carbono (CO²), dióxido de azufre (SO²), sulfuro de hidrógeno (H²S), cloruro de hidrógeno (HCl), entre otros.

 Además, erupciones liberan pedazos de roca, tales como, potolivine, piroxeno, anfíbol, feldespato, que a su vez son ricas en hierro, magnesio, y potasio. Como resultado, las regiones que tienen grandes depósitos de tierra volcánica (es decir, laderas de montañas y valles cerca de los sitios de erupción) son muy fértiles.

 

La utilización de ceniza volcánica por diversos pueblos a multiplicado las cosechas, con un régimen de lluvias similar al del Sahara (una media de 150 litros por metro cuadrado al año), gracias a las especiales propiedades de los materiales volcánicos, que atrapan la humedad del aire y se la van cediendo, poco a poco, a la tierra de cultivo.

 También pueden protegen al suelo del sol, de la evaporación y le proporcionan de forma pausada nutrientes sin necesidad de emplear otros fertilizantes, gracias a las comunidades de microorganismos que crecen y se desarrollan en ese medio.

 En las regiones cerca de Nápoles (el sitio de Monte Vesubio), hay tramos de tierra fértil que fueron creados por las erupciones volcánicas que tuvieron lugar hace 35,000 y 12,000 años. El suelo de esta región es rico debido a que la erupción volcánica depositó los minerales necesarios, que luego fueron degradados y descompuestos por la lluvia. Una vez absorbidos en el suelo, se convierten en un suministro constante de nutrientes para la vida vegetal.

 Hawaii es otro lugar donde el vulcanismo dio lugar a un suelo rico, que a su vez permitió la aparición de prósperas comunidades agrícolas.

Contáctanos:

www.h-e.mx

Lada sin costo 01 800 00 49376

D.F. y Área Metropolitana 5565 1153

ventas@h-e.mx

Banner Prod gral hydroenvironment

 

Comments

comments



Categories: Agricultura en México, Casos de éxito, Conoce hidroponía, Tecnología agricola

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *