BIOPLAGUICIDAS

Spread the love

Hoy en día el uso indiscriminado de productos químicos, mejor conocidos como agroquímicos, para el control de problemas fitosanitarios ha tomado gran trascendencia debido al problema de contaminación provocado por el mal uso de todos ellos, generando daño no solo a las plagas y enfermedades sino a muchos organismos benéficos como los enemigos naturales y polinizadores, al suelo, al agua, a la vida silvestre y a los trabajadores del campo.

Los productores ven como una excelente idea elevar las dosis de aplicación indicadas en las etiquetas, teniendo como resultado plagas y enfermedades resistentes, más difíciles de controlar, además de contaminar aún más el ambiente y producir alimentos con más residuos tóxicos, restos identificados como detonantes de muchas enfermedades graves en los humanos.

Una alternativa trabajada y de moda desde ya hace mucho tiempo es el empleo de productos naturales derivados de plantas, microorganismos, minerales y hasta de animales, estos agentes son mejor conocidos como bioplaguicidas o biopesticidas.

Los bioplaguicidas son productos para controlar todo tipo de problemas fitosanitarios, al mismo tiempo son más respetuosos del ambiente, son reconocidos por su acción específica solamente controlando a la plaga o enfermedad para la cual fue elaborado, reduciendo así al mínimo su perjuicio sobre otros organismo benéficos, el medio ambiente y  la salud de las personas que lo utilizan en sus campos de producción y al consumidor final de la fruta u hortaliza.

Dependiendo el origen de los plaguicidas los podemos encontrar clasificados en microbianos donde se incluyen a los obtenidos a partir de virus, hongos, bacterias, etc, otro grupo son los plaguicidas bioquímicos producidos a partir de las plantas, los cuales comprenden reguladores para las plantas e insectos, enzimáticos, atrayentes y hormonales.

Los de origen vegetal o botánicos son obtenidos de alguna parte de la planta donde se concentra la mayor cantidad del compuesto encargado de controlar la plaga, dicho compuesto se conoce como ingrediente activo. La relevancia tomando por las plantas medicinales en los últimos años ha sido muy importante, esto se debe principalmente a su eficacia comparada con los de origen sintético aparte suma a sus ventajas el menor costo de fabricación, el ser biodegradables y el riesgo representado a la salud humana es mínimo o casi nulo.

El uso de extractos de plantas ha demostrado una eficacia alta en el control de problemas fitosanitarios, principalmente en los insectos, donde se ha podido documentar efectos sobre su conducta y desarrollo, intoxicaciones severas, aumento en la mortandad además de evitar el crecimiento y una notable disminución en el comportamiento reproductivo.

 

Los compuestos de las plantas desencadenan muchos de los síntomas mencionados anteriormente, ejemplo de ellos son los terpenos presentes en los aceites, provocando repelencia, falta de apetito e inhiben la ovoposición de los insectos en las plantas tratadas. Otro de los compuestos de las plantas, altamente efectivos para el control de enfermedades son las cumarinas que impiden la germinación de las esporas de los hongos además de ser venenosas para nematodos e insectos, esta última perteneciente al grupo de los Fenoles.

Además de los citados previamente las plantas contienen alcaloides, glicósidos cianogénicos, flavonoides compuestos azufrados, agentes sintetizados de manera natural y al ser extraídos funcionan como protección no solo para la planta productora sino también a las tratadas.

Para terminar, hablaremos de los bioplaguicidas producidos a partir de agentes parasitarios, los microorganismos utilizados para la formulación son los virus, bacterias, hongos y nematodos. Depende del tipo de microorganismo los hay muy específicos, solo inoculando a un tipo de insecto o de rango amplio, parasitando a un grupo variado de insectos.

Las bacterias colonizan el aparato digestivo del insecto produciendo sustancias enzimáticas degradantes de estructuras y órganos del insecto, un signo de su ataque es la apariencia tomada por el insecto infectado, tienen una consistencia suave y viscosa además de presentar un aroma a podrido.

Los virus como las bacterias necesitan ser consumidos para comenzar la colonización e infestación de los organismos del insecto, provocando falta de apetito principalmente. Los hongos se alimentan de la hemolinfa de los insectos, liquido rico en nutrientes, al consumir esa sustancia provoca la desnutrición y resultado de este proceso el hongo libera sustancias toxicas afectando aún más al hospedero.

El uso de plaguicidas de origen orgánico para controlar plagas y enfermedades puede ser establecido como el principal medio de control, no dañan el ambiente, no contaminan los alimentos, por lo tanto, la salud de los humanos no se ve afectada ni de los productores de los alimentos, una alternativa muy importante ante la situación actual.

Contáctanos:

www.h-e.mx

Lada sin costo 01 800 00 49376

D.F. y Área Metropolitana 5565 1153

ventas@h-e.mx

Banner Prod gral hydroenvironment

 

Comments

comments



Categories: Agricultura en México, Conoce hidroponía, Productos, Salud y ecología, Tecnología agricola

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *